Pagos ElectrónicosFuente:elcomercio.com.pe

¿Cuántas de todas las operaciones financieras (o bancarias, por usar un término más familiar) que debe hacer mensualmente las realiza por Internet? ¿Cuántos pagos hace usted a través de su teléfono celular o de su computadora?

La verdad es que, aunque le parezca mentira, los ahorros en dinero y tiempo que le representaría hacer sus pagos –y en general sus operaciones a través de un medio electrónico– son sustanciales.

SIN SALIR DE CASA

Hay tres ventajas comparativas principales que los medios transaccionales o de pago tienen sobre los canales tradicionales: costo, rapidez y seguridad. El orden dependerá de las preferencias de cada cliente.

Piénselo: se acerca fin de mes y debe ir al banco A, a pagar el club. Luego va al banco B a pagar la universidad de sus hijos, pero allí no tiene una cuenta, por lo que deberá llevar el efectivo con usted. Además, en alguno de los dos bancos deberá pagar los recibos de los servicios de su casa, que también están por vencer. Por cierto, salvo que los pague en algún autoservicio –lo que representa hacer un viaje adicional– en el banco le cobrarán una comisión por cada recibo que pague. Y las calles de Lima son una locura entre las 9 a.m. y las 8 p.m., por lo tanto, pagar implica necesariamente zambullirse en aquella jungla de concreto, vidrio y acero.

Pero podría hacer todos esos pagos desde la comodidad de su casa u oficina, sentado frente a su computadora. Se ahorrará mucho tiempo, ya que no quedará atrapado en ningún embotellamiento de tránsito; tampoco sentirá la angustia de llevar consigo considerables sumas de dinero en efectivo. Además, a la larga, ahorrará mucho dinero en combustible y en comisiones.LA SEGURIDAD ANTE TODO

Si bien cada vez más personas se deciden por utilizar cotidianamente los medios de pago electrónicos (según el vicepresidente de Operaciones del Scotiabank, César Calderón, el 65% de operaciones del banco se realiza a través de medios virtuales) el número de personas que aún los ve con desconfianza es alto.

¿Pero por qué la desconfianza? Según el gerente de Tecnología del BBVA Banco Continental, Juan Carlos Zurita, el Perú es el país donde más intentos de fraude electrónico se registran por año. Eso significa que, virtualmente, no hay nadie que no haya recibido un correo electrónico con una página clonada (falsa) del banco con el que trabaja pidiéndole actualizar sus datos, incluyendo su clave secreta. Tampoco alguien cuya computadora no haya alojado un virus que robe su información o lo desvíe hacia una página clonada del banco (conocido como virus troyano).

En la página web del Scotiabank (www.scotiabank.com.pe) hay un enlace donde encontrará información muy útil y clara sobre las modalidades de fraude electrónico y las medidas que deberá tomar para evitar ser víctima de estos delincuentes.

ERRORES COMUNES

Una de las peores cosas que puede hacer, desde el punto de vista de la seguridad, es ingresar información confidencial a una página web desde una computadora pública (una cabina), pues, como explica el experto en seguridad electrónica de redes Santiago Moral “nadie sabe quién utiliza estas máquinas, si llevan o no registros y si tienen o no los programas antivirus al día“.

Depende de usted poder hacer uso con seguridad de los servicios y ventajas que ofrece el mundo de las operaciones virtuales.

Pero si bien las precauciones que uno tome como cliente son imprescindibles, los propios bancos están incrementando y haciendo más sofisticadas sus medidas de seguridad, a medida que la oferta de medios de pagos virtuales se incrementa. Ahora hay claves de Internet aleatorias (BBVA) –una tarjeta anónima con una cuadrícula con tres dígitos en cada uno– o que cambia cada minuto de manera electrónica (BCP), claves adicionales para acceder a los servicios de Internet modificables por el propio usuario y hasta tarjetas de crédito virtuales (Scotiabank).

¿Y cómo funciona eso? Como una tarjeta prepago: si usted quiere comprar en algún establecimiento de Internet y este solo acepta pagos con tarjetas de crédito y usted desconfía de ingresar su clave en un sitio de la red, puede ir al banco a pedir una tarjeta virtual. Realiza el depósito por el monto exacto de la compra en la tarjeta cuyo número le darán, se regresa a su casa y compra. Así le quieran robar no podrán: esa tarjeta solo tiene saldo para realizar la compra que usted ya hizo.

Contenidos relacionados: