Fuente: El Mercurio

Inmobiliarias y bancos coordinan planes para reactivar la venta de viviendas

En algunos casos se han acordado descuentos de hasta 20% en el valor del inmueble: La banca está preocupada por el largo tiempo que se requiere para agotar el stock. Como financistas, han planteado fórmulas para dinamizar el rubro.

La contraparte financiera de las inmobiliarias también está poniendo lo suyo para reactivar las ventas de casas y departamentos.

Se trata de los fondos de inversiones y de los bancos comerciales, que participan aportando un porcentaje del capital para la construcción de los proyectos en esta área y que, por lo mismo, tienen mucho que decir.

Fuentes en la industria bancaria señalan que una de las preocupaciones es la lentitud en las ventas. La Cámara Chilena de la Construcción estima que se necesitan entre 20 a 23 meses, o incluso más, para agotar el stock disponible. También hay alerta por lo que ocurrirá con los departamentos aún en construcción.

Por esto mismo, desde hace dos meses los bancos están estableciendo acuerdos con las inmobiliarias de manera de poder bajar los precios de las viviendas hasta en un 20%. “Hemos tomado la decisión de velar por la velocidad de venta para salir de los proyectos. Para esto, hemos reducido los precios de las propiedades hasta un 20% en acuerdo con distintas inmobiliarias“, dice un ejecutivo de la banca. “Todavía no hemos recibido ningún departamento en parte de pago por los fondos de inversión que entregamos“, dice otro, quien agrega que este tipo de operación está considerada en los contratos con las inmobiliarias, pero como no es su negocio el vender propiedades, prefieren otro tipo de salida para apurar las ventas.
El director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarias, Vicente Domínguez, dice que la rebaja de precios a esos niveles son casos puntuales en la industria, pero valora las actuaciones coordinadas entre inmobiliarios y bancos. “La estrategia tiene dos caras: el banco tiene sus intereses, que es que le paguen los créditos, y la inmobiliaria, por su parte, que el proyecto no le genere pérdidas. Sin embargo, es conveniente para ambos trabajar en conjunto. Es una política adecuada, porque al final si a la inmobiliaria le va mal, el banco también puede tener problemas“, dice.

Promociones

Las inmobiliarias también han hecho lo propio por atraer a clientes ante un complejo escenario para las ventas durante el segundo semestre de este año. Algunas empresas han implementado atractivas promociones, que incluyen congelar los dividendos a tasas referenciales en torno al 3,8%. Otras incluso ofrecen viajes fuera del país por la compra de una vivienda.

La tendencia ya se vio en España, donde incluso se podía adquirir una casa por la compra de un departamento: hace unos meses una inmobiliaria ofreció una casa de regalo en un exclusivo barrio madrileño por la compra de un departamento de casi 800.000 euros; unos $600 millones.

Contenidos relacionados: