Las ganancias de los bancos provenientes de pagos pueden peligrar a medida que evolucionan las transacciones a través de dispositivos móviles, por lo que las entidades comenzaron a reinventarse para contrarrestar el impacto de la tecnología y, por el contrario, poder exprimirla.

Argentina no es la excepción en el mundo dado que es uno de los países de América Latina con mayor crecimiento en el uso de Internet y transacciones de datos a través de celular y otros dispositivos móviles.

Para más del 70% de los directivos bancarios y financieros el mayor desafío reside en mejorar los sistemas de seguridad, un problema que se agudizó a causa del reciente aluvión de importantes casos de vulneración de seguridad en Internet.

A medida que los usuarios se inclinan cada vez más hacia el sistema de pago mediante teléfonos celulares y otros dispositivos móviles en lugar de utilizar cheques, efectivo y tarjetas de débito, muchos bancos de todo el mundo reevalúan y reconvierten sus modelos de negocio.

Según un informe dela consultora KPMG, la nueva competencia procedente de fuentes no tradicionales como Apple, Google y PayPal está obligando a los bancos a actuar con rapidez para no perder las ganancias provenientes de los pagos y aprovechar las nuevas plataformas móviles.

El informe fue realizado sobre la base de una encuesta de 145 bancos minoristas y comerciales, procesadores de pagos, adquirentes, proveedores de servicios de tarjeta, comerciantes y proveedores de tecnología de pagos, así como 20 entrevistas minuciosas con ejecutivos y líderes en canales móviles en 12 países.

Casi el 85% de los ejecutivos de servicios financieros y bancarios opina que los pagos a través de dispositivos móviles tendrán una importancia significativa en sus negocios en un plazo de uno a cuatro años.

Asimismo, un grupo de bancos se adelantó y está aprovechando al máximo las plataformas móviles para lograr la fidelización de sus clientes, recortar costos y, en última instancia, asegurar que ocupen un lugar en la cadena de valor de pagos a través de dispositivos móviles.

El estudio demuestra que los bancos de todo el mundo suelen dividirse en dos grupos: los que se consideran innovadores y los que prefieren ser seguidores.

Eduardo Serra, Socio de KPMG en Argentina, explicó que “aunque aún existen obstáculos que impiden la adopción masiva de este tipo de pagos en la actualidad, ambos grupos deben concentrarse en superar estas dificultades para conservar su hegemonía en la cadena de valor de pagos”.

“La seguridad de las transacciones realizadas a través de dispositivos móviles ciertamente constituye un aspecto muy importante que los bancos tendrán que evaluar seriamente”, señaló Serra.

“Sin embargo, la adopción de este sistema de pago estará dada por la demanda, ya que los consumidores utilizan cada vez más sus dispositivos móviles en la vida cotidiana”.

El estudio reveló además que otro de los principales obstáculos que dificultan la adopción generalizada de pagos por dispositivos móviles es la falta de infraestructura y normas en materia de tecnología.

Fuente: Terra Argentina.

Contenidos relacionados: