Lavado de DineroUn tema que está tomando bastante fuerza en el mundo y sobre el cual he encontrado varias publicaciones es el tema del lavado de dinero y como sería facilitado por las soluciones existentes de banca móvil y las nuevas soluciones de pagos electrónicos en general que demandarán que los bancos y las autoridades establezcan nuevos métodos y regulaciones en la prevención del lavado de dinero.

Los pagos electrónicos con móviles se han manifestado de distintas maneras:

  • Una Billetera Móvil: nuestro celular funciona para todos los efectos como una billetera móvil, que nos permite pagar por bienes y servicios y depositarle dinero, permitiéndonos así independizarnos del dinero efectivo y de la necesidad de los ATM. En este sentido se han establecido 2 modelos, uno donde la cuenta del móvil se encuentra asociada a una cuenta bancaria, tarjeta de crédito o alguna plataforma de pagos; otro donde la cuenta móvil se encuenta asociada a la de nuestro operador móvil.
  • ATM Virtual: Desde cualquier lugar podríamos “cambiar dinero“, por ejemplo pagando por un servicio más una cantidad extra que es la que queremos recibir en efectivo (como el vuelto que nos da Redbanc en algunos supermercados y locales en Chile).
  • Transferencias P2P: Vía mensaje de texto podríamos iniciar una transferencia al móvil de otra persona o bien pagar por un producto o servicio a un comercio de la misma manera,
  • Remesas Móviles: Uno de los conceptos más usados, realizar una remesa utilizando nuestro móvil, ya que las transferencias internacionales tienen altos impuestos asociados, los que se pueden disminuir notablemente utilizando un servicio de ete tipo.
  • Cheques de Viajero Móviles: Antes de un viaje podemos depositar una cantidad de dinero en nuestra cuenta móvil, luego ir utilizándola a lo largo del viaje.
  • Pagos sin Contacto: Tipo “Tarjeta BIP” en Chile, algunos celulares ya cuentan con un chip especial que permite realizar el pago sólo acercándolo a un dispositivo especial.
  • Prepago Móvil: Para los que no cuentan con planes o cuentas bancarias, todavía existe la posibilidad de móviles con montos prepagados para compras electrónicas.

Pero como mencionamos al principio todo esto tiene un “lado oscuro“, muchas soluciones han salido a la luz con muy poca regulación y con muy pocas precauciones, permitiendo a los criminales y terroristas hacer un mal uso de estas tecnologías facilitando el lavado de dinero.

Los pagos móviles eliminan el elemento principal del lavado de dinero: el efectivo, los criminales ya no demandarán efectivo por sus servicios, sino un pago digital vía un mensaje de texto por ejemplo. Con esto desaparece uno de los elementos clásicos del lavado de dinero: varios depósitos de pequeñas cantidades de efectivo, incluso, al tener el dinero en formato digital, perfectamente podrían enviarlo a través del país, del mundo o cuentas bancarias no reguladas, dificultando aun más la tarea de rastrear ese dinero y determinar que proviene de una fuente fraudulenta.

Si la empresa de pago móvil no está asociada a un banco, mayor es la probabilidad que la regulación sea menor y por lo tanto no registren toda la información de transacciones, originadores y destinatarios, o bien en una cuenta de prepago, ¿quién asegura que se conoce fehacientemente la identidad de la persona que posee el móvil?, varias son las interrogantes que surgen y que implican imponer mayores restricciones y supervisión a las empresas de pagos eletrónicos.

También se facilita la evasión de impuestos, por ejemplo si un cliente paga un producto con una transferencia móvil a la cuenta personal del dueño del comercio, la que luego utiliza el mismo para pagar otros productos, de esta manera nunca se registro el ingreso de dinero, pudiendo evadir una mayor cantidad de impuestos, de lo que no queda ningún rastro.

Más información:

Contenidos relacionados: